<< Ir a Noticias

¿Y por qué no crear nuestro Salado Valley?, por Javier Martín.

2020-11-09 12:59:03

¿Y por qué no crear nuestro Salado Valley? 

Silicon Valley

El "Silicon Valley" (o Valle del Silicio) es un espacio geográfico de un enorme dinamismo empresarial que abarca la parte sur de la bahía de San Francisco, incluyendo a las ciudades de Palo Alto, Mountain View, Redwood City, Cupertino y Sunnyvale, entre otras.

Originalmente la denominación de Silicon Valley se relacionaba con el gran número de fabricantes de chips de silicio establecidos allí, pero a la postre terminó haciendo referencia a la meca de los innovadores y emprendedores de alta tecnología que se fueron localizando en la zona.

Resulta llamativo que toda esa región fuera una zona agrícola por excelencia hasta que los Stanfords, una acaudalada familia de empresarios ferroviarios, crearon la Universidad de Stanford en 1891.

A lo largo de su historia, dicha universidad ha ayudado a transformar ideas en oportunidades de negocios, fomentando la innovación, formando recursos humanos calificados, actuando como una usina de inventos, un espacio físico y mental donde florece la innovación científica con orientación empresarial. De hecho, la primera experiencia de una incubadora de base tecnológica fue, precisamente, promovida por la Stanford University en el Silicon Valley. En ese sentido, sin las sinergias generadas por Stanford, Silicon Valley nunca hubiera existido.

La evolución de la región del Silicon Valley es fascinante. En la década de 1930 William Hewlett y David Packard crearon su empresa para producir osciladores de audio. En 1946 se fundó el Stanford Research Institute, de donde salieron el módem, el mouse y cientos de inventos más. En la misma época, en Palo Alto se crea el ENIAC, la primera computadora electrónica y en 1950 IBM se instala en la región. En 1970 Xerox funda el PARC (Palo Alto Research Center), en 1971 se crea Intel, Atari en 1972 y Apple en 1976. Con la expansión de la computación personal, en 1982 se instalan Sun Microsystems y Adobe; y en los ‘90, junto con la explosión de Internet, la radicación de nuevas empresas se multiplica por cien.

Hoy en día, funcionan más de 6.200 empresas y start ups en la región del Silicon Valley. Entre otras, se encuentran las sedes de Apple, AMD, Adobe, Cisco, Oracle, Symantec, Sun Microsystems, 3Com, Google, Yahoo, eBay, etc.

Salado Valley

Recostada geográficamente sobre el valle del río Salado, la gran región metropolitana de Santa Fe abarca a más de 22 ciudades y comunas, o a más de 40 si incluimos desde Paraná en el Este hasta Esperanza, Rafaela y Sunchales en el Oeste. En términos de población, estamos hablando de más de un millón y medio de habitantes localizados en un radio de 100 a 150 kilómetros. Existen numerosas escuelas técnicas e institutos de formación, además de un gran número de universidades como la UNL, UTN, UCSF, UNR, entre otras. Contamos con un amplio sector de ciencia y tecnología, con institutos como el CONICET, CERIDE, INTI, INTA, además del Parque Tecnológico Litoral Centro que actúa como incubadora de empresas del sector científico-tecnológico. También tenemos varios parques y áreas industriales, como el de Sauce Viejo y Los Polígonos I y II en Santa Fe, un Foro de Capital para la Innovación, una aceleradora de empresas de base científico-tecnológica en Santa Fe y otra en Sunchales. Por último, pero no por ello menos importante, existe en esta región un sector productivo potente y diversificado que genera un importante PBI industria junto a una variada producción agrícola-ganadera.

Haciendo un análisis comparativo con el Silicon Valley, se podría decir que contamos con varios de los elementos que caracterizan aquel enclave de innovación empresarial. Sin embargo, nos falta mucho para que nuestra región alcance el desarrollo científico, tecnológico y económico observado en el Silicon Valley.

La pregunta, entonces, sería: ¿por qué no podríamos generar nuestro propio Salado Valley?

Innovación en las pymes como motor de la productividad.

Como se mencionó, nuestro amplio sector productivo es diversificado con productos agroindustriales, alimenticios, metalúrgicos, químicos, madereros y cientos de otros rubros más, como así también una amplia industria basada en el conocimiento, desarrollo de software y demás TIC’s.

A pesar de ello, estamos lejos de alcanzar un nivel tecnológico de avanzada en todas las ramas de actividad. El sector productivo en general, y las pymes en particular, necesitan incorporar innovación científica y tecnológica en forma masiva para dar un salto de competitividad que nos permita incrementar nuestras exportaciones con valor agregado. A pesar de esa necesidad, la vinculación entre los sectores productivos y los científicos y tecnológicos no está todavía desarrollada en plenitud. Pareciera existir un conservadurismo en nuestras pymes que termina erigiéndose como una barrera cultural para la innovación y la adopción de nuevas tecnologías que potencien la productividad.

Continuar Leyendo

UISF - FIR

<< Ir a Noticias